¿QUIÉN CUIDA
          A QUIEN
    NOS CUIDA?

 
Cantidad Donada
 
Objetivo alcanzado
 
 

Nuestro reto es recaudar 15.000 € para cuidar del personal de enfermería, dotarles de más y mejores recursos

#MenosVirusMasEnfermeras

MENOS VIRUS, MÁS ENFERMERAS

Mucho antes de llegar el virus, la OMS declaró 2020 como el año de las enfermeras y las matronas. Hoy, más que nunca, nos han demostrado, tanto aquí como en los países de África en los que trabajamos, que SIN ELLAS NO HAY SANIDAD. Y SI LA SANIDAD SE PARA, SE PARA TODO.

Son el cordón umbilical con el mundo exterior, sobre todo, cuando las enfermedades nos aíslan, no nos dejan estar con los nuestros. Creemos que es el momento de recoger sus testimonios y darles nuestro apoyo. Necesitan protección, formación y medios para que puedan trabajar en mejores condiciones y hagan lo que mejor saben hacer:

CUIDAR DE LOS DEMÁS.

 

Según el Consejo Internacional de Enfermeras, han muerto por coronavirus tantas enfermeras como en la Primera Guerra Mundial

  

TENEMOS UN RETO:
DOTAR A LAS ENFERMERAS DE ÁFRICA DE MÁS Y MEJORES RECURSOS

 

 

Están en primera línea. En demasiadas ocasiones con falta de medios. Asumiendo riesgos que para otros serían inasumibles. Y merecen todo nuestro reconocimiento y, sobre todo, toda nuestra ayuda. Si nuestras enfermeras han trabajado con falta de medios, imagínate en países que no gozan de un sistema sanitario como el nuestro.

 

Por eso hemos creado un fondo especial para dotar al personal de enfermería de África de más y mejores recursos.

icon-_Mesa de trabajo 1
Podremos entregar material médico básico tan esencial como medicamentos, gasas o vendas para que las enfermeras puedan realizar su trabajo.
icon--03
Enviaremos equipos de protección individual (EPI) para el personal sanitario como mascarillas, gafas o guantes para protegerlos frente a posibles contagios.
icon--02
Podremos formar a enfermeras para que sigan aprendiendo y mejorando, y que su trabajo sea más eficiente.

Donar 120€

 

icon--04
Contigo podremos cuidar al personal de enfermería y darles lo que más necesitan para que hagan lo que mejor saben hacer: CUIDAR DE LOS DEMÁS

DETRÁS DE CADA MASCARILLA HAY UNA

HISTORIA CON NOMBRE Y APELLIDO

foto terreno andrea

andrea

 

 

Andrea Sánchez

Enfermera en Vitoria 

 

 


Cuando comenzó la pandemia me trasladaron a las áreas COVID del hospital. Fue una locura. No podíamos proteger, ni protegernos. No se ha visto la realidad que hemos vivido. Era algo brutal. Si teníamos 7 pacientes se te ponían malos 3, y no dabas abasto, ni nosotras, ni los médicos. No podías avisar a la familia, no podía venir nadie, te sentías tan impotente…

Cuando entrabas en una habitación, la mayoría de los pacientes no querían que te fueses porque era el único rato en el que había gente. Estar cuando la familia no puede es bonito, mucha responsabilidad, pero te quedas bien porque piensas, no ha estado solo, estaba yo.

Estamos agotadas. Literalmente agotadas. Hemos dado el 300% desde el principio. Dicen que de aquí a 2030 se necesitan 9 millones de enfermeras a nivel global para cubrir las necesidades básicas de los sistemas sanitarios.

kaptcha

 

 

Kpatcha Papouti,

Enfermero en Togo

 


Desde niño supe que me gustaría trabajar en un hospital. El personal de enfermería es el que manipula a los pacientes, vela en todo momento por su salud y está a su lado desde que entran en el hospital, hasta que salen.

En relación con la COVID, la mayor parte de las personas contagiadas entre el personal sanitario son enfermeras.

Sobre el papel, se dice que la enfermería es la columna vertebral del sistema sanitario, pero luego, sobre el terreno, está marginada y la realidad es que carecemos de infraestructuras y recursos básicos: equipos de protección, material sanitario, medicinas…Hace poco ingresó un bebé de 18 meses que sufría anemia grave y que derivamos al CHR de Sokodé donde acabó falleciendo por falta de reservas de sangre.  

foto terreno testimonio kaptcha vertical
foto terreno maria

maria

 

 

María Fernández,

Enfermera en Vitoria

 


Desde el principio me encantó el tema práctico, pero lo más gratificante es la gente, cuando te dicen “gracias, me has tratado súper bien¨ o cuando vienen con miedo y consigues hacerlos sentir mejor.

Estuve en urgencias durante la primera ola, en planta COVID con los pacientes ya diagnosticados o sospechas altas de COVID que venían y estaban enfermos, gente que se moría sola, sin su familia. Me afectó, llegaba a mi casa, lloraba y lo pasaba mal por lo que estaba viviendo.

Cuando más me afectó fue al ver un medio rebrote, pensar cuánto tiempo podríamos aguantar pasar otra vez por lo mismo.

No quiero ser una heroína, trabajadora y sanitaria que es lo que siempre he querido ser y lo que me llenaba hasta ahora.

rosalie

 

Rosalie Sessi,

Enfermera en Togo

 


Siempre he querido ser enfermera y me siento muy satisfecha a pesar de todos los obstáculos que he tenido que superar.

Las enfermeras desempeñan un papel importante en el tejido sanitario. Estamos un poco en todas partes dentro del sistema hospitalario y se necesita mucha motivación y determinación para ejercer esta profesión. Cuando estás sobre el terreno, la realidad es mucho más cruda.

A día de hoy, el Centre Hospitalier Lomé Commune ha sido nombrado centro de referencia en COVID y responsable de atender a las personas que han dado positivo en las pruebas. Somos las enfermeras quienes nos dedicamos a atender a los pacientes, las que estamos más expuestas y las que corremos mayores riesgos de contagio.

foto terreno rosalie vertical

AHORA, MÁS QUE NUNCA, EL PERSONAL DE ENFERMERÍA NECESITA TODO EL APOYO QUE LE
PODAMOS DAR.

¡Dona ahora!
Montaje_caras_Agradecimiento_1800x1200px-01

 

Desde la Fundación Anesvad queremos agradecer la participación altruista del personal de enfermería que aparece en esta campaña a través de su imagen y su testimonio. Gracias a Alice, Andrea, David, Félicité, Gema, Imanol, Kokou Patrice, Kpatcha, Leire, Lucía, Mari Luz, María, Mélaine, Mikel, Miriam, Pauline, Pilar, Rosalie y Verónica por defender el Derecho a la Salud desde primera línea.

También destacamos la participación de los centros sanitarios y organizaciones que nos han abierto sus puertas: Centro Hospitalario Regional de Tsévié, Polichinelle Wossinu et Gbogbo de Lomé y CMS Bon Secours de Sokodé (Togo); Centro de Salud de Atchonsa – comunidad de Bonou y el Centre de Dépistage et de Traitement de l’Ulcère de Buruli de la comunidad de Lalo (Benín); Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa (COEGI); y el Hospital Mère-Enfant de Bingerville (Costa de Marfil).